ALIMENTOS CON ELASTINA

La elastina es una proteína que se encuentra presente de manera natural en nuestro cuerpo. La elastina juega un papel importante dentro de la firmeza y flexibilidad de la piel. Es al final de la adolescencia cuando el cuerpo comienza a dejar de producir elastina de manera propia.
Sería muy bueno encontrar un secreto mágico para mantenerse joven y librarse de los trastornos que acontecen con la edad, el realismo más puro nos hace ver que ese remedio en realidad no existe, pero lo que sí existe son las sustancias que permiten aminorar la visibilidad de la acumulación de años.
Existen diversas recomendaciones para preservar la tasa de elastina en el cuerpo, entre las que se incluyen el evitar la exposición al sol, alejarse del cigarrillo y el prestar especial atención a los alimentos que se ingieren con objeto de decidirse por aquellos que favorecen a la elastina.
Por ejemplo, los alimentos ricos en Omega 3 como las nueces, salmón, aceite de oliva y aguacates ayudan a mantener una cantidad óptima de elastina en nuestro cuerpo.
Las semillas de uva son ricas en polifenoles, unos potentes antioxidantes, son aquéllas vitaminas que ayudan directamente a luchar contra el envejecimiento. Dichos polifenoles promueven la síntesis de la elastina, actuando directamente sobre la firmeza de la piel, además ayuda a estimular la microcirculación.
Bien vale la pena comenzar a optar por alimentos ricos en cobre, como las nueces y las avellanas, ya que el cobre tiene una función de antiinflamatorio, pero además interviene directamente en la síntesis de la elastina.
Los alimentos que son ricos en Zinc apoyan directamente en la construcción de las fibras de elastina, además las mantiene fuertes, asimismo permite que la elastina se combine con otros bloques de proteínas para formar nuevos compuestos. Los alimentos que representan una verdadera fuente de Zinc son los mariscos, el salmón, el atún y el bacalao. También se puede encontrar en la carne magra, y en el yogur, queso y leche.
La siguiente lista de alimentos son recomendables debido a su relación directa o indirecta con la formación y síntesis de la elastina:
• Aguacates: Rico en Treonina que es el aminoácido que participa directamente en la formación de la elastina.
• Bayas, como moras, frambuesas, fresas, arándanos, éstos representan una poderosa ayuda en la síntesis de la elastina.
• Brócoli: Rico en vitamina C que produce colágeno y que en combinación con el cobre ayuda a producir elastina.
• Cítricos: De la misma manera que el brócoli su alto contenido en vitamina C lleva a la producción indirecta de elastina.
• Otros alimentos como espinacas, repollo, col, tomates y zanahorias son benéficos tanto para la salud en general como para la producción y síntesis de la elastina.

ELASTINA HIDROLIZADA

La elastina desempeña un papel estructural en los tejidos elásticos, en los que se incluyen las arterias, piel, ligamentos, cartílagos y tendones. La elastina tiene parte activa en diversos procesos fisiológicos, por ejemplo es la principal responsable de la elasticidad y fuerza necesarias para la expansión y regulación del flujo sanguíneo, en el pulmón actúa como una celosía que permite el soporte de la apertura y cierre de los alvéolos. Por su parte, en la piel, las fibras de elastina actúan en la dermis donde aporta la elasticidad y flexibilidad de la piel.
Aunque la elastina como proteína tiene un tiempo medio de residencia de 74 años, es decir, es extremadamente durable, sucede que a partir de los 30 años se deja de producir, y los efectos se comienzan a ver no sólo en la piel sino en el resto de los órganos, y es entonces cuando llega el momento en el que la flexibilidad y su producción natural comienzan a ir a la baja, lo que representa el momento de comenzar a buscar ayuda de manera externa, tal es el caso de la elastina hidrolizada.
La elastina hidrolizada es una proteína de tipo helicoidal que se sintetiza, representa una solución acuosa que se toma a partir de proteínas elásticas provenientes de la degradación de la elastina de origen bovino.
La elastina hidrolizada se obtiene a partir de una hidrólisis con ácido oxálico, aunque también se puede realizar con hidróxido potásico, una vez que se obtiene la elastina hidrolizada da muestra de que presenta diferentes propiedades que son similares a la proteína nativa, donde se incluye la temperatura inducida por agregación. La obtención de la elastina hidrolizada y su fragmentación se asocia con la integridad estructural de la proteína que ha sido reducida y muestra las propiedades originales.
Lo anterior se traduce en buenas noticias, porque gracias a dicho procedimiento es posible obtener la elastina hidrolizada que muestra las mismas características que la elastina natural del cuerpo, esto es de gran utilidad no sólo en tratamientos de belleza, sino también en cuestiones de salud, por ejemplo destaca la posibilidad de que sea usada para la reparación del cartílago.
Las fibras de elastina hidrolizada tienen dos capacidades básicas: estirarse y contraerse, en la primera responde a las tensiones mecánicas y en la segunda regresa a su posición inicial. La elastina hidrolizada adquiere una gran utilidad en nuestro cuerpo ya que la elasticidad de los tejidos corporales depende de las fibras elásticas.
Los sustitutos para la piel que cuentan con elastina hidrolizada han mostrado propiedades mejoradas sobre los materiales libres de la elastina siendo de especial ayuda para la regeneración del tejido, por lo que la elasticidad de la piel mejora; mientras que los hidrogeles que se encuentran formados exclusivamente con elastina hidrolizada han mostrado favorecer la unión y la proliferación de los fibroblastos.
La elastina hidrolizada es soluble en agentes hidratantes naturales así como en agentes acondicionadores para la piel. Promueve la producción de células nuevas en la piel y aumenta la función de los macrófagos de las células. Es esencial para mantener el buen estado de la estructura de la piel y para reducir arrugas, contribuye a la reducción de los signos de envejecimiento en todo el cuerpo.

ELASTINA Y COLÁGENO

La piel representa el órgano más grande del cuerpo humano, se encuentra compuesta por tres capas conocidas como epidermis -capa superior-, dermis -capa media- y la capa inferior -hipodermis-. La dermis, o la capa media, está conformada por tejidos fuertes que se encargan de proteger a los órganos internos del cuerpo.

Es en la dermis donde se encuentran las células que permiten la reparación y la síntesis de dos proteínas de vital importancia para el cuerpo, hablamos de la elastina y del colágeno, éstas proteínas son las que se encargan de darle a la piel la elasticidad y el tono que la caracterizan.
El colágeno y la elastina en conjunto han sido considerados como un escudo protector en contra de los traumas externos, pero además de proteger, sus funciones incluyen la nutrición de la piel, junto con los nervios, glándulas, células musculares y los folículos pilosos.
El colágeno es la proteína más presente en el cuerpo, se compone de glicina, prolina e hidroxiprolina. Esta proteína se encarga de la estructura del cuerpo y de la protección de los órganos y de los tejidos blandos. Cabe señalar que los huesos y los dientes también incluyen colágeno combinado con minerales.
Tomando en cuenta que el colágeno es el que otorga fuerza a la piel, la elastina por su parte, es la proteína que se encarga de otorgarle elasticidad.

La elastina está compuesta en su mayoría por aminoácidos como la alanina, valina, leucina y glicina, lo que en conjunto permiten el estiramiento y máximo rebote de la piel.
Tanto el colágeno como la elastina son vitales para el cuerpo, y son las moléculas encargadas de garantizar la elasticidad y firmeza de la piel. Sin embargo, conforme se va envejeciendo, la producción de colágeno y elastina comienza a disminuir, esto es debido a que los responsables de la producción -fibroblastos- reducen su rendimiento.
Para hacerle frente a lo anterior y de alguna manera “ayudarle” a los fibroblastos y a las células podemos tomar conciencia con respecto a la alimentación, si el alimento es el que se encarga de mantener al cuerpo vivo habrá que buscar alimentos que propicien la regeneración celular, lo que fácilmente se encuentra en las verduras, vegetales y carnes. Evitar los productos alimenticios procesados y comenzar con un estilo de vida saludable.
Se habla de la presencia de muchos productos en el mercado que contienen colágeno y elastina para hacerle frente a la reducción de su producción, algunos de ellos han mostrado eficacia y otros sólo han mostrado reacciones adversas, por eso no está de más que visites a tu dermatólogo de confianza para un producto que sea no sólo confiable sino también seguro para tu salud.
Es de mencionar que los mejores potenciadores son los que contienen péptidos de colágeno y elastina, éstos péptidos son una cadena corta de aminoácidos que pueden penetrar las capas de la piel y por ende es viable el que sean utilizados por las células, mejoran la fuerza en un 40% y reducen la hinchazón y las ojeras bajo los ojos. Es aquí donde aparece un elemento clave para las personas que están buscando un producto que les ayude a hacerle frente a la reducción del colágeno y la elastina. El producto al que nos referimos es la “queratina funcional”. El 95% de la epidermis -la capa superior de la piel- se encuentra compuesta de células que contienen queratina. El péptido ha demostrado ser realmente útil en la estimulación de nuevas células y fibras.

CREMA CON ELASTINA

La piel está formada por tres capas principales: la epidermis, la dermis y la hipodermis, el soporte de la tela de la dermis está compuesto por un 70% de colágeno -que aporta resistencia y densidad- y sólo un pequeño porcentaje le corresponde a la elastina, sin embargo ese pequeño porcentaje juega un papel crucial en la flexibilidad y elasticidad de la piel, es algo así como una “lycra” de la piel. El componente principal de la elastina es la llamada tropoelastina que está formada por perlas que se encuentran conjuntas entre sí en la forma de un collar a través de las enzimas lisil-oxidasa junto con un tejido de cintas finas con la forma de micro-fibrillas. Estos son los responsables de proporcionar una correcta orientación en la elastina de la dermis. Sin embargo a partir de los treinta años, la piel comienza a perder la mayoría de las micro-fibrillas, es cuando se abre la puerta a una destrucción de la acumulación de elastina y de sus propiedades, los fibroblastos no sintetizan más elastina, y la piel comienza a perder su flexibilidad. En el mercado se ofrecen diversos tratamientos que prometen preservar las mejores bondades de la elastina joven, sin embargo las cremas con elastina no son efectivas para evitar la destrucción de la cadena, las cremas con elastina tratan en sí la manifestación de la pérdida de elastina, dicha pérdida de elastina se puede aminorar con complementos y alimentos especializados. Tanto la dermatología como la ciencia de la cosmética han avanzado para desarrollar cremas con elastina que estimulen la producción de la elastina al actuar directamente sobre los fibroblastos.

Otras cremas incluyen elementos que están presentes para impulsar componentes como la tropoelastina, tal es el caso del oxígeno líquido y el oxígeno líquido L1, otras cremas ejercen su acción sobre las micro-fibrillas. Las cremas con elastina están hechas para actuar directamente sobre los componentes de la elastina, y los resultados dependerán de diversos factores, es decir si obtienes la última maravilla con elastina pero sigues fumando por ejemplo, los efectos podrían tardar más tiempo o bien nunca llegar, esto pasa porque generalmente al momento de seguir un tratamiento para cuidar la piel, se deben hacer ciertos cambios de hábitos, como una buena dieta balanceada, ejercicio, evitar exposiciones al sol y alejarse de vicios como beber y fumar, las cremas con elastina actuarán como una poderosa arma para hacerle frente a la pérdida de elastina.

En el mercado hay diversas cremas con elastina, con diferentes fórmulas y recuerda que lo que le funcionó a una persona puede no funcionar en ti, razón por la cual habrá también que ser pacientes, así como evitar caer en las trampas de mercadotecnia que prometen un cambio casi instantáneo.